• Bienvenidos
  • Opciones de adopción
  • Ayuda
  • Videos y Testimonios
  • Noticias USA
  • radio tepeyac provida
  • radio semillas de fe
  • Puedes dar en adopción tu bebe....... mas información aqui.
  • En esta sección encontraras diferentes asociaciones, contactos y lugares de distintos tipos de ayuda
  • Videos, testimonios y mucho mas
  • Noticias sobre el aborto en USA
  • El Rosario Pro-vida es transmitido todos los Domingos a las 12pm en Radio Tepeyac
  • La voz Catolica de la Bahia!

Quien es Alianza con Dios por la vida?

Quien es Alianza con Dios

FUNDADOR Y DIRECTOR ESPIRITUAL. PADRE ALVARO ARAQUE DE COLOMBIA

ALIANZA CON DIOS POR LA VIDA fue fundada El 23 de Septiembre del 2007. En la Ciudad de Stockton California, USA. Por el Padre Álvaro Araque en la parroquia de Santa Gertrudis y la conforma un grupo de personas que poco a poco ha ido aumentando en gran número de laicos comprometidos, los cuales se dedican a diferentes tareas que van desde la oración en los templos, en sus casas, en los centros de abortos, donde piden a las mujeres que no aborten y, rescatan a niños prácticamente de las manos de los abortistas, buscando ayuda para los cuidados prenatales y posteriores al parto, el ayuno, la caridad, son parte de los instrumentos con los que se lucha. También se cuenta con la colaboración de otros Sacerdotes, como son el P. Álvaro Delgado de la Parroquia de San Eduardo En Stockton Ca, el P. Peter Carota de la Parroquia de San Patricio en Ripon Ca. El P. David Dutra de la parroquia de San Jorge en Stockton Ca. El P. Dean McFalls de la parroquia más antigua de la Diócesis de Stockton. Además tenemos a otros colaboradores profesionales de instituciones médicas y organizaciones no lucrativas que ayudan en consejería y servicios de orientación.

Nosotros trabajamos sobre normas, que van siguiendo grupos de otras parroquias o grupos católicos que se nos unen a defender la vida. Alianza con Dios por la Vida, fue fundada no para competir con ningún grupo ni, comunidad o, Parroquia Sino para servir a Dios. Nuestro objetivo es salvar vidas inocentes. El punto principal de Alianza con Dios por la Vida, no es competir, sino amar y servir a Dios; porque el amor al prójimo es un mandato Divino, es de Dios mismo. Hermanos no podemos estar pensando en ser líderes de grupos religiosos, con el propósito de hacernos famosos y sobresalir; Porque bien sabemos todos que el único líder en nuestra Santa Iglesia es nuestro Señor Jesus. Por eso Alianza con Dios por la Vida les EXORTA a que trabajemos todos de una manera diferente a la ya tradicional, sin egoísmo; unamos fuerzas como grupos hispanos; nuestra meta es crecer a nivel nacional, con un formato de trabajo ya establecido en RESPECT FOR LIFE, pero ahora con un nombre que identifica al hispano. ALIANZA CON DIOS POR LA VIDA: Defendiendo la vida en todos sus niveles como lo manda el quinto mandamiento. Y siguiendo mandatos de El Sumo Pontífice Pablo VI. Seguir la propia conciencia obedeciendo a la ley de Dios, no es siempre un camino fácil; esto puede imponer sacrificios y cargas, cuyo peso no se puede desestimar; a veces se requiere heroísmo para permanecer fieles a sus exigencias. Debemos subrayar también, al mismo tiempo, que la vía del verdadero desarrollo de la persona humana pasa por esta constante fidelidad a una conciencia mantenida en la rectitud y en la verdad, y exhortar a todos los que poseen los medios para aligerar las cargas que abruman aún a tantos hombres y mujeres, a tantas familias y niños, que se encuentran en situaciones humanamente sin salida. La perspectiva de un cristiano no puede limitarse al horizonte de la vida en este mundo; él sabe que en la vida presente se prepara otra cuya importancia es tal, que los juicios se deben hacer sobre la base de ella. Desde este punto de vista, no existe aquí abajo desdicha absoluta, ni siquiera la pena tremenda de criar a un niño deficiente. Tal es el cambio radical anunciado por el Señor: "Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados" Mt 5, 5. Sería volver la espalda al evangelio medir la felicidad por la ausencia de penas y miserias en este mundo. Pero esto no significa que uno pueda quedar indiferente a estas penas y a estas miserias. Toda persona de corazón y ciertamente todo cristiano, debe estar dispuesto a hacer lo posible para ponerles remedio. Esta es la ley de la caridad, cuyo primer objetivo debe ser siempre instaurar la justicia. No se puede jamás aprobar el aborto; pero por encima de todo hay que combatir sus causas. Esto comporta una acción política, y ello constituirá en particular el campo de la ley. Pero es necesario, al mismo tiempo, actuar sobre las costumbres, trabajar a favor de todo lo que puede ayudar a las familias, a las madres, y a los niños. Ya se han logrado progresos admirables por parte de la medicina al servicio de la vida; puede esperarse que se harán mayores todavía, en conformidad con la vocación del médico, que no es la de suprimir la vida, sino la de conservarla y favorecerla al máximo. Es de desear igualmente que se desarrollen, dentro de las instituciones apropiadas o, en su defecto, en las suscitadas por la generosidad y la caridad cristiana, toda clase de formas de asistencia. No se trabajará con eficacia en el campo de las costumbres más que luchando igualmente en el campo de las ideas. No se puede permitir que se extienda, sin contradecirla, una manera de ver y, más aun, posiblemente de pensar, que considera la fecundidad como una desgracia. Es verdad que no todas las formas de civilización son igualmente favorables a las familias numerosas; estas encuentran obstáculos mucho más graves en una civilización industrial y urbana. También la Iglesia ha insistido en tiempos recientes sobre la idea de paternidad responsable, ejercicio de una verdadera prudencia humana y cristiana. Esta prudencia no sería auténtica si no llevase consigo la generosidad; debe ser consciente de la grandeza de una tarea que es cooperación con el Creador para la trasmisión de la vida que da a la comunidad humana nuevos miembros y a la Iglesia, nuevos hijos. La Iglesia de Cristo tiene cuidado fundamental de proteger y favorecer la vida. Ciertamente piensa ante todo en la vida que Cristo vino a traer: "He venido para que los hombres tengan vida y la tengan en abundancia" Jn 10, 10. Pero la vida proviene de Dios en todos sus niveles, y la vida corporal es para el hombre el comienzo indispensable. En esta vida terrena, el pecado ha introducido, multiplicado, hecho más pesadas la pena y la muerte, pero Jesucristo, tomando sobre si esta carga, las ha transformado e incluso la muerte, se convierten en instrumentos de resurrección. Por eso puede decir san Pablo: "Considero que los sufrimientos del tiempo presente no guardan proporción con la gloria que se debe manifestar en nosotros" (Rom 8, 18) y, si hacemos la comparación, añadiremos con él: "nuestras tribulaciones, leves y pasajeras, nos producen eterno caudal de gloria, de una medida que sobrepasa toda medida" (2 Cor 4, 17)Estas son las normas con que nosotros, los que hacemos una ALIANZA CON DIOS POR LA VIDA, trabajamos sin dejar de ser, Carismáticos, guadalupanos etc. etc. Pues todos los grupos somos un solo cuerpo de Cristo y, Cristo es Vida eterna. La ley nueva o ley evangélica es la perfección aquí debajo de la ley divina, natural y revelada. Es obra de Cristo y se expresa particularmente en el Sermón de la montana. Es también obra del Espíritu Santo, y por el viene a ser la ley interior de la caridad: “Concertare con la casa de Israel una Alianza nueva… pondré mis leyes en su mente, en sus corazones las grabare; Y Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo” (Hb 8,8-10).

HAGAMOS UNA ALIANZA CON DIOS POR LA VIDA

2074